Había una vez una rana pequeña, que vivía en una laguna, era HIPERACTIVA e HIPERABURRIDA. En cuestión de horas, pasaba de no parar ni un minuto a sentirse muy desgraciada y aburrida. ¿Os suena? Así comienza la historia de BERTA, la rana despierta, que representa a muchas personas en nuestra sociedad actual, que no paran ni un minuto; ni miran por donde van; ni qué comen; ni con quién hablan y a la vez están deseosas de más movimiento, actividad, personas, quedadas, conversaciones, comidas…. Y no me refiero sólo a niños; sino adultos.

Aquí tenéis un vídeo para que veais el libro por dentro:

Yo, he sido una de ellas, superocupada y nerviosa; llena de dudas sobre mi valía, intentando ser más; haciendo más. Hasta que un día me dí cuenta, fui consciente de que esta forma de pensar sólo me llevaba a la enfermedad. De hecho enfermé.

Menos mal que en el camino me encontré unas cuantas personas que me ayudaron: mis amigas y mi familia. En el cuento, Berta se encuentra con su abuela, la rana más sabía del bosque, que le enseña algunos trucos “de magia” para ser consciente.

BERTA INTERIOR 1BERTA INTERIOR 3

Este libro ilustrado trata de ofrecer una alternativa a curar esta “enfermedad del siglo XXI”, que conlleva ansiedad, deterioro de la salud a todos los niveles, dificultades de comunicación, falta de concentración… entre otras consecuencias.

Y esta alternativa no son ansiolíticos u otros tipos de pastillas; sino la práctica de la atención plena. El libro mezcla una historia llena de emoción y giros inesperados con juegos que introducen a los lectores en la respiración consciente o disfrutar del momento presente y de las actividades de la vida cotidiana.  Ser consciente vuelve a la persona CREATIVA, observadora, atenta, de mirada y escucha profunda. Es una técnica transformadora. Pero hay que ser constante en la prácica; porque hay que convertirla en un hábito.

He contado esta historia mucha veces en Bibliotecas, colegios y centros culturales de Madrid y espero pronto hacerlo en otros lugares de España. La última vez en Valdemoro, en la Librería “Un tren de cuentos”, el sábado día 30 Diciembre. Mezclado con el cuento realizamos un taller sencillo de relajación e iniciación a la meditación, con niños a partir de cuatro y cinco años. Además la rana Berta que era una marioneta, les dio un mensaje al oído muy interesante. ¡Era secreto! pero por sus caras lo entendían perfectamente.

BERTA INTERIOR 2

Lo que más me gusta de esta actividad de crear historias, ilustrarlas y contarlas, es ver que las personas que las leen y escuchan se siente conectadas con el mensaje, les gusta y sobre todo quieren dar pasos hacia un nuevo estilo de vida, más sano, más consciente. Siento, que no estoy hablando de algo ajeno a sus vidas; ni de una moda pasajera. Más bien, se trata de un mensaje que está haciendo cambios, poco a poco, se está introduciendo en nuestro día a día en muchas personas: Ser más consciente en la comida, en las conversaciones….se trata de vivir, no de subsistir; de coger el mando, decidir y dejar de pensar que estamos predestinados y que nada puede cambiar.

Cuando cuento las historias los niños me escuchan y miran y os aseguro que creo que lo entienden mejor que muchos adultos. Quizás porque están menos “domesticados” por lo “políticamente correcto”; los prejuicios y los estereotipos sociales. Y también encuentro muchos adultos cansados de correr detrás del dinero o el poder y necesitamos de serenidad, templanza, calidad de vida, tiempo de comunicación.

Acaba de empezar el 2018, y le he nombrado el AÑO de la TEMPLANZA en mi vida, de la TOLERANCIA, conmigo misma y con los que me rodean. ¿Tú que le pides al año nuevo?