SER CONSCIENTE Y PARAR A TIEMPO

 

Este es el cuento de un girasol: GIRA-STAR, quería ser la estrella de los girasoles y se le olvidó que era una SER VIVO, una planta que necesitaba raíces profundas, agua, protegerse del sol….

Eso nos puede pasar a nosotros.

A veces olvidamos que somos SERES HUMANOS, SERES VIVOS que necesitamos comer, beber, respirar, relacionarnos, jugar, y también protegernos de lo que nos perjudica o nos hace daño: del frío, del calor intenso, de las conversaciones negativas, del ruido ensordecedor, de las comidas basura, de….cada uno sabemos de qué nos tenemos que proteger.

Cuando no reconocemos nuestros límites nos quemamos. Por ello, es bueno ser consciente de nuestras necesidades y cuidarnos, querernos. Y también, estar atento a nuestras capacidades y límites.

Cuando estés cansado, tengas sed….necesites respirar, dormir… Párate.

¿Y cómo podemos darnos cuenta de lo que somos y aprender a parar a tiempo? Practicando la atención plena, siendo más conscientes….es una capacidad que tenemos todos y que podemos desarrollar jugando.

Yo juego a veces al girasol, tú puedes elegir esta planta u otra, incluso un árbol.

  • Siéntate en un lugar cómodo, puedes cerrar o dejar los ojos abiertos.
  • Permanece atento unos momentos a tu respiración, inspira y espira.
  • Imagina que unas raices salen de tus pies hacia la tierra profunda y aliméntate de ella, como el girasol.
  • Y ahora siente el calor, la energía del sol entrando por tu cabeza. Estás conectado a todo el universo y a la tierra. respira tranquilo, inspira y espira disfrutanado de ser un ser vivo.
  • Si algún pensamiento quiero taparte el sol como una nube, mírala y déja que pase sin entretenerte en ello. Vuelve a tu respiración

Unos minutos al día jugando a este juego tan sencillo, te harán empezar a desarrollar tu atención plena. Sin duda.

Gira-star quería ser el girasol más grande de la cosecha, pero se olvidó de disfrutar de ser… girasol, de vivir en la tierra, de beber el agua…de crecer en todo: raíces, tallo y flor, crecer como persona física, mental y espiritualmente.

¿Cuál es tu objetivo en esta vida? ¿Qué quieres ser o hacer? Estupendo…Es bueno tener metas y proyectos y hacerlos crecer. Pero si te sientes agobiado y cansado… ¡Cuidado! Recuerda ¡Eres un ser estupendo para morir quemado!

TÓMATE EN SERIO

¿Quieres hacer crecer un proyecto? ¿Un negocio? ¿Una carrera profesional? PUES TOMATE EN SERIO, cuanto ANTES.

SI. De verdad, tómate en serio. Hace más de 30 años que quería hacer lo que estoy haciendo. Dedicarme a ser escritora e ilustradora. TREINTA.

¿Cuándo desee hacer por primera vez lo que hago AHORA? Con 13 años.

¿Por qué no seguí mi sueño? Me dijeron que de eso no iba a poder vivir. Y yo lo creí. Tanto que llegué a olvidarlo. Pero la vida se ha encargado de recordármelo.

Todo empezó cuando me quedé en paro, en plena crisis, era profesora y educadora, estaba tan calentita en mi lugar de trabajo. A esto le llaman estar en la “zona de confort”.

Había que reinventarse y se me ocurrió recuperar mi parte artística. Me hice una tarjeta y a “puerta fría” salí a buscar clientes y me puse a pintar murales por los bares, las tiendas, las casas. Cree mi página web….Hice cuadros y los vendí a “precio de coste”. Pintaba mucho, a todas horas, en formatos muy diferentes para clientes con gustos distintos. Aprendí mucho….,

A la vez empecé a practicar meditación y hacer reiki, quería encontrarme a mi misma, recuperar la salud y el mando de mi vida.

Pero áun daba palos de ciego.

Un fin de semana mi marido me animó a ir a un encuentro de educadores en Barcelona. Allí conocí a Thich Nhat Hanh. Un monje Vietnamita. Escuché, con el corazón en la mano, sus enseñanzas, su experiencia de vida, lloré un montón, y desde ese momento, vislumbré poco a poco, lo que quería. A través de la práctica de la atención plena, mindfulness empecé a conectar con mi interior. Recordé lo que soñaba con 13 años. Y empecé a unir mi faceta de educadora y formadora, con la de escritora e ilustradora.

Y escribí e ilustré BERTA, LA RANA DESPIERTA…Luego fue CARLOTA Y LAS MARIPOSAS. Y ya no pude parar. Ahora estoy con EVIRULI, que está en maquetación.

A lo largo de estos años he descubierto que: “Cuando haces crecer tu proyecto; creces tú….Cuando creces tú como persona; crece tu proyecto” Tu proyecto se retroalimenta. He crecido en muchas cosas. Un ejemplo:

Yo he sido muy buena ayudando en los proyecto a los demás. Si me daban un proyecto en una empresa, fuera el que fuera, iba hasta el final. Soy creativa y muy resolutiva.

Pero con mis propios proyectos MUY CHAPUCERA: deprisa, desconfiando, dudando, sin profundizar; sin tomármelo en serio. Como diciendo: “total para qué si no va a salir”.

Pero hace unos días, me di cuenta, que sólo me quedaban nueve ejemplares de la primera edición del libro que escribí hace dos años: “Cuéntamelo para crecer consciente”.

Había llegado el momento de preparar la segunda edición. ¡BIIEENNN! Me asaltaba la tentación de reeditarlo igual. ¡Ala, ya está!

Pero mis lectores y amigos, me habían lanzado otros mensajes durante meses: que separara los cuentos en libros distintos, que ampliara algunas partes o eliminara otras. Y por otro lado, contando el cuento y dialogando con los niños y adultos en los cuentacuentos había descubierto nuevas posibilidades a las historias.

¿Qué hago?

Y pensé POR PRIMERA VEZ: Mi proyecto es importante, me gusta escribir e ilustrar, AHORA ES MI VIDA. Nada de chapuzas, había que reeditarlo mejorado, darle el valor y el cariño que se merece, cuidarlo. Y… aquí estoy pintando por completo el cuento de “Berta la rana despierta”. Me quedan un par de dibujos, ya os los enseñaré.

AHORA ME TOMO EN SERIO MI PROYECTO. ME TOMO EN SERIO A MI MISMA.

Os lo cuento a través de este vídeo:


 

SANAR CON LA VOZ

 

 

Hace unos días estuve en una sesión de terapia en la que la voz de Tania Ruzs se convertía en un masaje para sanar a todos los niveles. Me invitó mi amiga Karma. ¡Flipé! Empezamos con una meditación en la que nos enraizamos y conectamos con nosotros mismos, con el universo y la Madre Tierra. Después empezó a cantar, yo sentí que el idioma en el que cantaba era el hebreo. No me preguntéis porqué. Ni idea. Pero yo sabía que era hebreo (un día después me enteré que era el Padrenuestro en Arameo) ¡Casi! A lo mejor estuve por allí en otra vida.

Después iba cantando delante y alrededor de cada uno de los asistentes. Con mi amiga, todo sonaba a música de una tribu india. Tambores incluidos. Sentí el viento, sonidos de cuencos tibetanos…¡Qué voz! Con otros compañeros sonaba a Oriente, a África…Creo firmemente que canalizaba…

Y después me llegó el turno a mí. Su voz ascendía y ascendía de tono como si quisiera escapar por el techo. Me parecía estar en una catedral de cristal en la que la luz invade todo y no se ve el final de la cúpula porque está en el infinito del universo. Quería llorar y reír a la vez. El dolor que tenía en el corazón al entrar desapareció. Me sentí amada, fuerte y poderosa, muy conectada a todo.

Cuando terminó de cantar nos informó, de uno en uno, de lo que había canalizado, en palabras e imágenes. A mi alrededor había cartas de diferentes barajas (las diosas, animales de poder…) Otra ayudita para comprender. Entre mis pies una pieza de cuarzo blanco y ella me había puesto en el corazón y en la mano derecha como un aceite o crema , con una fragancia que me encantó y que luego me informó que era fragonia, que representa lo femenino.

Lo que me dijo que ayudó mucho. Pero me lo quedo para mí.

Han pasado unos días y sigo poniéndome sus cantos. Subió a youtube la sesión y la escucho meditando. Os paso un enlace de su canal: https://www.youtube.com/watch?v=0cF_ztMQJIk

He aprendido muchas cosas de esta experiencia. Me gustaría compartir algunas:

Su voz es sanadora, su canto se adapta a cada persona que llega a ella, porque no la ve con los ojos de la cara sino que la conoce tras entrar en un estado de meditación, conectando con todo, de alma a alma, de corazón a corazón. ¿Y si miráramos y escucháramos así a todas las personas que llegan a nuestra vida?

Mientras me cantaba, canalizando información, sonidos y vibraciones específicas para mi sanación. Yo la veía a ella en forma de dibujo, así que la pinté. Os lo adjunto ¿Os gusta? Hace años que siento que canalizo pintando. Entro en un estado de meditación pinte donde pinte: una pared, una ilustración o un cuadro de encargo. Algunas personas me han dicho que su vida ha dado un giro tras entrar en contacto con lo pintado. Estoy segura que todos canalizamos, sólo tenemos que encontrar el medio. Todos podemos ayudarnos unos a otros con nuestros dones; cantando, pintando, escuchando, bailando, creando ropa…….No hay límites.

Su voz es sanadora y las nuestras también. Nuestras palabras y sonidos, pueden sanar o enfermar a los que nos oyen. Las palabras cuando se pronuncian (a veces incluso cuando se piensan) se transforman en sentimientos, estos en pensamientos, que tocan a través del sistema nervioso y del endocrino todas las células de nuestro cuerpo y del cuerpo de la persona con la que hablamos. Saltan a su riego sanguíneo endorfinas, serotonina o lo que corresponda y no hay quién lo pare. Por eso. CUIDADO CON LO QUE DECIMOS Y CÓMO LO DECIMOS. Nuestra voz puede sanar o enfermar a los demás y a nosotros mismos. Hablémonos con amor, con fe, con ternura.

Dibujo de Tania Ruzs. Pintado por Gemma Sánchez
Dibujo de Tania Ruzs. Pintado por Gemma Sánchez

 

El cuento de las orugas AINS, SERÉ, ORUGA.

 

¡Hola!

Esta semana, os he preparado un cuento puzzle que espero que os guste y podáis jugar con él. Trabajaremos los siguientes temas: la atención plena o mindfulness, la autoestima y la resiliencia.

Si quieres trabajar más con el cuento puzzle, puedes realizar algunas de las siguientes actividades:

  1. Pintamos las imágenes, las podéis descargar pulsando AQUÍ, las recortamos y jugamos a colocar la historia para recordarla y empezar un diálogo sobre las tres orugas.
  2. Os propongo algunas preguntas como pistas para el diálogo: ¿A cuál nos parecemos más? ¿Cómo eran y qué le pasó a cada una? ¿Qué le diríamos a la cada una de las orugas si fuéramos con ellas caminando?
  3. Otra variante es teatralizar el cuento. Si somos un grupo, tres voluntarios se pueden transformar en las orugas y hablar entre ellos, cada uno en su papel.
  4. Recordamos el ejercicio de visualización y relajación de la metamorfosis. ¿De qué color éramos? ¿Cómo nos hemos sentido? ¿Mejor enroscados o volando? Todas las respuestas son válidas y nos ayudan a conocernos mejor. Nos dibujamos en un papel como gusano y como mariposa.
  5. Recordamos la última frase de la historia. Las orugas son maravillosas cuando son orugas. Las mariposas son maravillosas cuando son mariposas. Ainss y Seré parece que no disfrutan de ser lo que son: orugas. Desean ser otra cosa. Cada uno de nosotros es diferente e irrepetible. Digamos nuestros nombres. Y ahora vamos a decir en nuestra mente, en silencio, la última frase pero cambiándola un poco. Os pongo un ejemplo: Soy Gema y soy maravillosa por ser Gema. Soy Ana y soy maravillosa por ser Ana…. Soy niña y soy maravillosa por ser niña. Soy alta y soy maravillosa por ser alta. No me gusta pintar y soy maravillosa así… Podemos decir las frases en nuestro interior o escribirlas en el mural junto a la mariposa que dibujamos antes.
  6. Jugamos a descolocar las imágenes y construir nuevas historias.

¿Qué hemos aprendido escuchando y dialogando sobre el cuento?

  • Si caminamos conscientes veremos mejor el camino, los obstáculos, lo que nos rodea, las personas con las que caminamos.
  • Es importante llegar, convertirnos en mariposa, pero también disfrutar del camino, de lo que comemos, cuando andamos, lo que nos sucede día a día. La vida está llena de detalles que nos harán felices si nos enteramos, es decir, si estamos atentos.
  • Podemos elegir ser AINSS, SERÉ o ORUGA. Podemos elegir ser lo que somos MARÍA, JORGE… y disfrutar de ello, descubrir nuestras riquezas y vivir conscientes o pasarnos la vida queriendo ser otra persona, amargados, tristes o enfadados.
  • Cuando estamos preocupados por ser otra persona o vivir otra vida, nos perdemos la vida que nos toca vivir. Nos perdemos la aventura de nuestra propia vida.
  • El pasado no volverá, el futuro no ha llegado, lo único que existe es el momento presente.

Todos estos temas los tendremos en cuenta a la hora de dialogar sobre el cuento o jugar a partir de el.

las tres orugas cuento mindfulness niños.jpg

Me encantaría que compartierais conmigo las experiencias que os han surgido con el cuento y las actividades.

 

Tus deseos más profundos pueden ser reales. Y no es un truco de magia.

¿Qué deseas en el fondo de tu alma? Venga, de verdad, atrévete a visualizarlo, a creer que es posible. ¡Vaya! Ya me estás contado lo de que te toque la lotería… tener un buen novio o novia…

Me refiero a esos deseos que tienes en lo profundo de tu ser. Cierra los ojos, date unos segundos y déjalos escapar de tu boca.

A lo mejor los tienes muy en el fondo y te cuesta verlos. Te puede ayudar verte con unos cuantos años menos, (Cuando estamos en la infancia y adolescencia aún nos atrevemos a soñar), ponte delante de un espejo, mírate con esa edad y pidiendo a la vida…. ¿qué? eso es, ya está. Respira hondo. Sin miedo, vuélvelo a decirlo en alto, con la intención puesta en que se cumpla.

¿Por qué no te das la oportunidad de desearlo, ahora, con la edad que tengas? Y más aún, ¿por qué no apostar por ello?

¡Qué NO, no, no, no…..!

Ya sé, temes que te digan que eres un fantasioso o utópico. Es posible que te lo digas tú mismo mentalmente ¿verdad? Es normal. El qué dirán ahoga muchos deseos.

A lo mejor no quieras tentar tu suerte y que, por no conformarte o resignarte, te puedan ir las cosas peor.  “Mejor lo malo conocido, que…..”. Me suena.

Es probable que estés esperando que cambie tu suerte, algo así como, que la vida te dé muestras de que te puedes atrever a desear. Lo comprendo.

Si estás esperando una bola de cristal o una varita mágica, para cumplir tus deseos, creo que tu deseo se quedará en “deseo”.

Yo te invito a probar unos… “trucos”. Pruébalos durante algunas semanas y ya me dirás:

  1. Todos los días, cuando te despiertes. Da gracias a la vida por lo que ya tienes. Te devolverá una fuerza para avanzar increíble.
  1. Luego dedica unos minutos a visualizarte viviendo tu deseo. Empieza observando tu respiración para concentrarte mejor y disfruta de tu propia película unos minutos. Intenta que estén involucrados todos tus sentidos, oído, vista, olfato, gusto y tacto.  Cada día concéntrate un poco más en los detalles. Incluso puedes escribirlo, en forma de afirmación, algo así: “Yo (tu nombre) doy gracias a la vida porque (tu deseo)”. No insistas con frases como: Quiero….deseo….Date el gustazo de sentir que ya lo tienes.
  1. A partir de este primer día en el que hagas el primer truco,  estate atento y consciente en tu día a día. No hay nada más potente que la energía de la atención plena. No le dejes huecos a quedarte colgado de “las situaciones del pasado”; ni tampoco te obsesiones con el futuro (incluido tú deseo).   La vida te pondrá oportunidades en el camino para que se haga realidad.  Estate atento.  Será inevitable que tengas que tomar decisiones para conseguirlo. Algunas serán difíciles y dolorosas. No hay manual de instrucciones para jugar en el juego de la vida, pero te vendrá bien, ser sincero contigo mismo, escucharte, valorarte, ser asertivo y hacer lo mismo con los demás.
  1. Muchos deseos se cumplen, cuando también deseamos lo mejor para otras personas y colaboramos en el cumplimiento de los deseos de los otros. El egoísmo e individualismo nos quitan energía. Estamos todos conectados. La humanidad tiene unos cuantos deseos comunes en el fondo de su alma, que se harán realidad cuando todos cumplamos los nuestros. Pero cuidado con los que desean tu esclavitud de cualquier tipo (en tiempo, dinero, cualidades…) Se asertivo o asertiva, ponles límites.

Advertencia sobre el uso de estos trucos: Tu vida cambiará. Disfruta del camino, porque alcanzarás la meta cuando menos te lo esperes. Es posible que el deseo que se cumpla no sea exactamente el que visualizas ahora, irá cambiando.

Estos trucos son tan eficaces, que creerás que de verdad, eres un mago o una maga. Lo eres, no hay duda. Lo que sucede, es que hasta ahora no lo sabías. Quizás lo intuías, pero no te atrevías a creerlo.

Yo sólo he escrito esto para recordártelo.

Imagen del cuento de Eviruli. Dentro de poco lo tendrás en tus manos.
Imagen del cuento de Eviruli. Dentro de poco lo tendrás en tus manos.

EL JUEGO DE LAS ESPONJAS. MÁS INFORMACIÓN. MÁS IDEAS

Os he preparado un juego y para facilitar el aprendizaje lo he subido a youtube como video.

Me gustaría completarlo con algo más de información e ideas.

Recordamos un momento de forma sencilla que es mindfulness: Saber mantenerse disfrutando el momento presente, el aquí y el ahora, sin juzgarlo, simplemente vivir, sentir lo que nos sucede ahora mismo, sin ponernos a pensar en lo que pasó ayer o en lo que vamos a hacer mañana.

¿Y para qué sirve esto del mindfulness o atención plena?

Cuando estas al cien por cien en lo que vives, atento, despierto:

  • Eres más consciente de todo lo que te pasa, de tu cuerpo, de las palabras que pronuncias, de lo que comes y de todo lo que ocurre a tu alrededor. Tienes más información de todo y así eres capaz de tomar, mejores decisiones, más conscientes.
  • Estudias mejor, más concentrado y aprendes más rápido porque tu mente, tu cerebro está gobernado por ti y no por las mil y una historias que pasan por tu cabeza.
  • Descubres con facilidad tus cualidades y las desarrollas. Te quieres más tal y cómo eres y te organizas mejor el tiempo para hacer las actividades que te gustan.
  • Te adaptas mejor a los cambios que suceden cada día: Hay mil cosas que no te esperas como el que no suene a tiempo el despertador o que tu padre tenga un mal día.
  • Pero sobre todo, vivir el momento presente nos da una ENERGIA, con mayúsculas que nos proporciona buena salud a todos los niveles.

Te recuerdo por escrito el proceso del juego:

  1. Siéntate en un lugar cómodo. Puedes tener los ojos abiertos o cerrados. Ahora, nos centramos en nuestra respiración. Observamos cómo entra el aire por nuestra nariz y vuelve a salir, como llega a los pulmones. No hace falta que hagas respiraciones más largas. Simplemente observa con tu mente. Inspiro, expiro.
  2. Puede que en algún momento necesites respirar más profundamente o suspirar. Hazlo.
  3. Junta tus manos una con otra e imagina que entre ellas estás creando una esponja, muy especial…
  4. Escogemos el material y el color del que está hecha: agua de color naranja, mariposas multicolor, plumas suaves, nubes rosas, rayos de sol violetas o narnajas, flores, tela de peluche verde… La frotamos entre las manos y sentimos su luz, calor o frescor, suavidad…
  5. Y ahora nos vamos a dar un baño con ella. Empezamos por la cabeza. Despacio y con cariño nos frotamos  el pelo, las orejas, los ojos, la nariz, los labios, las mejillas, el cuello…
  6. Si en algún momento empezamos a pensar en otra cosa que no sea lo que hacemos, nos damos cuenta y volvemos a concentrarnos en esa parte del cuerpo que frotamos con la esponja.
  7. Suavemente, seguimos con los hombros, brazos y manos (dedo a dedo). El pecho, la tripa…. Frotamos las distintas partes de nuestro cuerpo con nuestra esponja y sentimos la sensación que nos produce: nos hace cosquillas, estamos contentos, nos sentimos con más energía… Cuando llegamos a los pies, frotamos cada dedo, poco a poco.
  8. La esponja puede ir cambiando de color o textura. Sólo tenemos que estar atentos, nuestra imaginación no tiene límite.
  9. Ahora podemos frotar cualquier parte de nuestro cuerpo libremente, porque nos gusta o quizás nos duele y la esponja nos ayuda a calmarnos y a sentirnos mejor.

Hay otras formas de jugar con la esponja:

En parejas. Una persona está sentada o tumbada, con los ojos cerrados; mientras la otra, frota entre sus manos la esponja con el deseo de que ayude el masaje a su amigo o amiga tumbado, se imagina qué le puede gustar y de qué color va a ser. Al frotar sus manos, sentirá calor entre ellas. Poco a poco irá pasando la esponja curativa por el cuerpo de su amigo o amiga y luego viceversa.

Practica todos los días, en cualquier momento y lugar. Puedes aprovechar antes de ponerte a estudiar, en el coche o autobús cuando vas al cole. Puedes hacerlo con tu mente, ni siquiera necesitas pasar de verdad la esponja por tu cuerpo. El reto es que tu mente se centre en el ejercicio. Y si te pones a pensar en otra cosa, recuerda, no te enfades ni te preocupes, alégrate de darte cuenta y vuelve al ejercicio.

 

Suscríbete y así aprenderás nuevos juegos. Ya estoy preparando el siguiente. unido a un cuento.

¡Ah! Importante. Cuéntame tus experiencias y comparte el vídeo para que haya muchas personas en el mundo de todas las edades y culturas que desarrollen su atención plena.

¿Te cuento un secreto? Cuantas más personas practiquemos la atención plena, más paz habrá en el mundo. La paz del mundo empieza por la paz que sintamos cada uno de nosotros.

Besos amigos y amigas atentos y despiertos.

ABRÁZATE, SE ASERTIVA/O. Te invito a un reto.

¿Cuántas veces de pequeño te has visto obligado a tener que dar un beso o la mano a alguien que no te daba buenas vibraciones? ¿Estar en medio de una discusión? ¿Comer o beber a toda prisa en el comedor del colegio? ¿…?

Bien, pues ya eres adulto y no tienes porqué abrazar nada ni a nadie que no quieras.

Nos acostumbramos a abrazar lo que va llegando, una comida rápida, una bebida que nos destroza el estómago, una conversación que nos crea ansiedad, un… ¡venga a abrazar! Por quedar bien, por no saber decir que no, porque todo el mundo lo hace, para que no digan que soy una rarita….

Por la mañana nos despertamos con una cantidad de energía. Y empezamos a abrazar comidas, personas, situaciones…. Hay quien a la hora del almuerzo (incluso en el desayuno), ya no tiene más energía.

Y es que cuando abrazamos compartimos nuestra energía con lo que tenemos “entre los brazos”, sin darnos cuenta. Nos dan y damos. Somos pura energía. Es inevitable.

¿Es inevitable?  Hay muchas formas de enfrentar las situaciones. Está claro que no podemos dejar de hablar con nuestra compañera de trabajo que nos sobrecarga contándonos su vida, pero ¿es necesario que la “abrazemos”?  Podemos decidir no cederle nuestra energía (la energía es tiempo, espacio, recursos personales, cariño, escucha activa…) o ceder unos minutos nada más, poner límites, dar la mano en vez de abrazar, ser ASERTIVA/O.

El primer paso para aprender a ser asertiva es SER CONSCIENTES de qué, a quién, cómo y porqué abrazamos o nos dejamos abrazar. Ser sinceros sobre cómo nos sentimos durante y después de ese abrazo y decidir si merece la pena.

El segundo es dedicar cada día un rato a ABRAZARTE a lo que eres, a lo que quieres, a lo que merece la pena, para tener siempre la energía suficiente para vivir con salud a todos los niveles.

Lo tercero, tras reconocer como “te dejan de energía” determinados abrazos, empezar a poner límites. Siento decirte que esto no va a ser fácil, pero es muy sano. Habrá gente a la que no vuelvas a ver y situaciones que no se volverán a repetir.

ABRAZATE A TODO LO QUE MERECE LA PENA, TÚ DECIDES.

Os invito a un RETO. ¿Qué abrazos merecen la pena para cada uno de vosotros? Podéis escribir o mandar una foto.

Abrazar un árbol, un tiempo de lectura acurrucada debajo de una manta, una comida saboreada despacio, contemplar un atardecer, un beso….

Yo empiezo con mi ilustración del abrazo al árbol de la protagonista de mi próximo álbum ilustrado EVIRULI. Los abrazos a la naturaleza son los que mejor me sientan.

abrazate
ABRÁZATE, SE ASERTIVA/O

No somos ni más; ni menos…

Creemos que somos más,
que el agua sucia que corre por el río,
el árbol que crece torcido,
el petirrojo que salta entre las piedras.

Creemos que somos más,
que el cielo nublado y la lluvia
el insecto que se atreve a acercarse al brazo
la piedra dura al sol.

Y no somos ni más; ni menos,
que el complemento a este universo.
Los que pueden reflexionar,
entender, escribir o pintar…. sobre lo que ven.
Si queremos ser conscientes ¡claro!

Si es verdad que el árbol, el petirrojo,
la piedra o el insecto no son conscientes y yo sí.
Si es verdad (que no lo tengo tan claro)…
Yo podría ser la consciencia de ellos,
Y su voz…. ¿no? ¡Menuda responsabilidad!
Y ¡qué oportunidad tan maravillosa!

Creemos que somos más
que el que viene de otro país,
el que mendiga o roba,
aquel que tiene demencia o está enfermo.

Creemos que somos más
que la fruta inmadura caída al suelo,
el perro cazador cojo,
la parra medio seca del jardín.

Y no somos ni más; ni menos
que los que juzgamos que es correcto o incorrecto,
que vale y que no sirve,
con nuestra inteligencia humana.
HUMANA, sí.

Si queremos, podemos ser conscientes de verdad,
y nuestra mirada se amplificará,
y descubriremos que todo tiende al equilibrio,
aunque no lo comprendamos.

Podemos elegir ser conscientes,
y sólo así sentiremos una gran paz
en medio de este universo infinito.

IMG_6173.JPG

Atrévete a ser TÚ

Atrévete a decirme que ella no está viva COMO TÚ.
Si yo sé que bullen de energía y calor
sus entrañas de tierra,
Si su estómago digiere sales, minerales y nutrientes COMO TÚ.
Si tiene una linfa que recorre su cuerpo entero,
desde su cabeza hasta sus pies, limpiando cada porción de su piel.

Atrévete a decirme que no siente.
Si es madre y tiene muchos retoños que crecen,
en sus faldas, ramas y  cuevas.
Si es padre y levanta sus robustos brazos para sostener los nidos,
y poderosas piedras protegen a sus hijos sin excepción.

Atrévete a decirme que no se emociona,
cuando se cubren sus faldas de amapolas y margaritas.
Si hasta se enamora, al brillar bajo la luna
en las puntas de sus cabellos blancos, en invierno.

Atrévete a decirme que no respira.
Si yo veo que sus pulmones alimentan a miles de seres.

Atrévete a demostrarme que es inculta,
cuando vive en un equilibrio perfecto y es sabia por naturaleza.

Atrévete a decirme que no habla,
que no canta, que no oye, que no… quizás es que no conozcas su idioma.
O quizás es que nunca te has sentado en silencio,
en su regazo.

Atrévete a sentarte en medio de la montaña, inspira y espira,
Conecta y por fin ¡siéntete en casa!
Nunca más pensarás que ella  no es COMO TÚ.

Estoy de acuerdo contigo no es humana; ni divina.
¡Ni falta que le hace!
No necesita demostrar lo que vale,
ni tener buen curriculum
ni defenderse o luchar para que no la maten.
No se resiste, se adapta.

Sabe que es impermanente y no se apega a nada; ni a nadie.
Para ella todo es correcto, la tormenta o la sequía,
la nieve o el deshielo, la mano del leñador o las garras del zorrillo.

Es tolerante con las nuevas especies y se aclimata a los cambios,
al despertar del volcán o al granizo del verano.

Tú le pones nombre y coordenadas,
la quieres controlar desde tus satélites,
pero ella sabe que no tiene fronteras,
está siempre unida al universo y al fondo de la tierra.
Todo le pertenece y pertenece al Todo.
COMO TÚ

gaia

Educada en el miedo al fracaso

“Te debes forzar a hacer, de vez en cuando, aquello en lo que temes fracasar”.He leído esta mañana esta frase y me ha impactado. Es justo lo que estoy haciendo: forzarme a hacer lo que quiero, lo que me gusta, para lo que me siento capacitada y que a la vez, es en lo que temo fracasar. ¡Qué  miedooooooo!

Es curioso. Me he dado cuenta que aquello en lo que temo fracasar es justamente lo que quiero y deseo hacer con todo mi alma. ¿Os pasa a vosotros y vosotras?

Creo que he sido educada en ir a lo seguro para no fracasar. Es una estrategia para vivir, para sobrevivir diría yo, pero ahora mismo ya no me vale. Con la edad que tengo y sabiendo que de todas formas la vida se acaba un día, tanto MIEDO  es una enfermedad.

El miedo es una emoción estupenda, porque te ayuda a ser precavido, a mirar los pros y contras, a analizar y calibrar los pasos que vas a dar. Pero cuando el miedo es un brazo más en tu cuerpo, que te sujeta de forma permanente, te puede paralizar.

Y además, si sigo así, educaré a las próximas generaciones en los mismos miedos, en seguir haciendo lo “políticamente correcto” “lo seguro para no fracasar” ¿Y cómo sabes tú que no estás fracasando YA quedándote en tu cómodo rincón de siempre? Te estás perdiendo la vida, que quieres vivir.

Nos quejamos de que nuestros niños y jóvenes están desmotivados, no tienen resistencia a la frustración, no son resilientes ¿qué, que es eso? La capacidad para adaptarse a las circunstancias de la vida y además aprender en medio de esos cambios y crisis.

Sus modelos de referencia somos nosotros, los adultos. Está claro en quién se fijan. ¿Cómo podemos educar desde el sillón de no cambiar nada para no equivocarnos, o desde el de pensar (durante años) que me gustaría probar otra cosa, pero me da miedo fracasar y escuchar además los “te lo dije” de los que nos rodean?

La vida me está forzando a hacer lo que más temía. GRACIAS GUAPA.

Suelta los problemas
Suelta los problemas