¡Hola! Este cuento narra la historia de un girasol, se llama GIRA-STAR, la entrella de los girasoles, o al menos, era lo que él quería. Lo acompaño de más actividades para que puedas utilizarlo en familia o en clase, con adultos o niños. Espero os ayude a desarrollar la atención plena.

Sigo encontrándome con personas que insisten en unir mindfulness solo con técnicas de relajación. Familias que practican para que el niño se calme. Educadores que utilizan las técnicas para reforzar la concentración.

Todo esto está bien, pero además, la práctica de la atención mental desarrolla nuestras capacidades para indagar, reflexionar desde una mente más espaciosa. Nos da la posibilidad de PARAR, RESPIRAR, DARNOS CUENTA Y DECIDIR SEGUIR O CAMBIAR.

¿Te apetece practicar mindfulness para conseguir este último objetivo? ¡Vamos allá!

¿Cómo gestionar la autoexigencia de forma consciente para no quemarte?

Piensa por un momento: vivimos en una cultura en la que nos hemos vuelto tan autoexigentes con nosotros mismos y con los niños y niñas, que hay muchas personas de diversas edades diagnosticadas ya con síndromes como ansiedad o estrés patológico, depresión crónica y también burnout: ¿Qué es esto último?  Pines y Kafry en 1978, la definieron como una “experiencia general de agotamiento físico, emocional y actitudinal”.

Auto-justificamos este estilo de vida auto-exigente como precio que tenemos que pagar para poder tener un buen trabajo, una casa, belleza, una carrera profesional…, en definitiva, tener el éxito que consideramos a nivel: tener, saber o ser, según nuestros deseos y expectativas. Cada persona une el éxito a una serie de objetivos: familiares, personales, de salud, profesionales, de belleza…

Esta auto-exigencia, se convierte en una auto-explotación personal en la que dejamos de cuidarnos, de comer, de dormir, de relacionarnos sanamente…en pro de conseguir los objetivos o metas que consideramos parte de nuestro éxito.

Además, este estilo de vida, está bien visto hoy en nuestra sociedad y se lo inculcamos a nuestros hijos/as y alumnas/os a través de frases y actitudes en casa y en el colegio, en películas, series de dibujos, mensajes en las redes sociales. El resultado es que ya hay cientos de niñas y niños con este síndrome en edades tempranas, con ansiedad o estrés patológico, con niveles de frustración o de resiliencia muy bajos, con problemas de autoestima…anorexia, bulimia….Son muchos los trastornos a todos los niveles de salud que sobrevienen de esta auto-exigencia sin medida.

Es posible que te preguntes:

¿Qué pasa entonces no me esfuerzo o no invito a mis hijos o alumnas a que se esfuercen? ¿Dónde está el límite de ese esfuerzo?

Cada persona debe aprender a reconocer sus capacidades y sus límites para vivir con salud a todos los niveles. Se trata de EQUILIBRIO, de SER CONSCIENTE de tus actos, pensamientos, actitudes, emociones.

Para ayudarte a reflexionar y practicar mindfulness en relación a este tema, te invito a ver y trabajar el cuento de Girastar, un girasol que quería ser el mejor de la cosecha. ¿Y adivinas qué le pasó?

Valores que trabaja el cuento para ser menos autoexigente contigo mismo y con los niños

Utilizar la atención mental para conocernos y ser conscientes de nuestras capacidades y límites.

Comprender que podemos mantener el equilibrio en nuestra salud si nos respetamos, cuidamos y queremos en todas las facetas de nuestra vida: alimentación, descanso, relaciones sociales sanas.

Darnos cuenta que la sana autoestima va unida al autocuidado, a reconocer lo que nos ayuda o perjudica y respetar nuestros límites.

Comprender que vivimos en un ecosistema (grupo de amigos, familia, clase) en el que todos podemos cuidarnos, ayudarnos y respetar los límites de cada persona.

El vídeo-cuento de mindfulness: Gira-star

1. Prepárate

Escucha el cuento varias veces para asimilar los contenidos y adaptarlo a las edades y características de las niñas y niños de tu clase. Utiliza una de las lecturas para imaginar los distintos personajes, el paisaje y la trama. Deja el vídeo a un lado y cuenta en voz alta, con tus palabras, el cuento.

Destinatarios: niñas y niños a partir de 3 años. Prepara y adapta la actividad a las características de tu grupo de clase o familia: edad, intereses, madurez.

2. Escuchamos y vemos el cuento

Ahora invita a todas y todos a sentarse en semicírculo para iniciar la actividad. Hacemos tres respiraciones conscientes. Corta el vídeo, antes de que el girasol se vea quemado y pregúntales. ¿Qué creéis que paso?

Tú también puedes llevar este cuento a tu clase o casa y contarme tu experiencia como hizo Ana María en su blog. Me encantará verlo.

3. Las preguntas pueden ser el detonante para iniciar el diálogo y las siguientes pautas, te ayudarán a guiar este momento.

Elige las que estén más relacionadas con la edad y madurez de las niñas y niños:

  • A veces olvidamos que somos SERES VIVOS ¿Qué necesitamos para estar sanos? Comer, beber, respirar, descansar, relacionarnos, jugar… ¿De qué tenemos que protegernos? De lo que nos perjudica o nos hace daño: del frío, del calor intenso, de estar demasiado tiempo ante el ordenador o la televisión, de las comidas basura, del ruido ensordecedor…
  • Otras veces, nuestros pensamientos, sentimientos o emociones nos desequilibran. Por ejemplo, cuando nos obsesionamos por ser los mejores en algo (como le sucede a Gira-star): deporte, estudios, belleza, amigos, tendemos a comparamos con los demás, a no respetar nuestros límites y descuidamos nuestra salud, tiempo, recursos. Si nos respetamos evitaremos terminar quemados, enfermos y muy tristes.
  • Todos tenemos proyectos. ¿Qué quieres ser o hacer? Jugar muy bien al fútbol, aprender a pintar… ¡Estupendo! Es bueno tener metas y conseguirlas. Pero si te sientes agobiado y cansado en el camino hacia lo que estás construyendo… ¡Cuidado! Para, respira, cuídate.
  • Vivimos en el mismo campo-colegio-familia-ciudad, como girasoles podemos ayudarnos a mantener el equilibrio unos a otros. Gira-star no escucha a sus compañeros que le avisan de que se tiene que cuidar. ¿Quién nos ayuda y avisa? La familia, las educadoras, los amigos… ¿Y nosotros, cómo cuidamos a las demás personas?

4. Ahora, podemos escuchar el final de la historia del vídeo-cuento de los girasoles

Juego de teatralización ¿qué pasaría si…?

5. Paso a paso del juego de mindfulness para llevar a tu clase o casa y trabajar los valores del cuento

1. Mostramos una bolsa de pipas de girasol y la imagen de la flor de donde se extraen las pipas. Les explicamos que las pipas son las semillas de los nuevos girasoles.

2. Reparte los personajes de la historia: algunas niñas y niños se enroscan en el suelo como una pipa de girasol, otros son: el sol, las nubes, los nutrientes de la tierra, hay algunas abejas o mariposas.

3. Ambienta la escena con sonidos de la naturaleza.

4. Invita a realizar tres respiraciones conscientes (cada uno desde su posición) y después empieza a contar la historia del campo en el que se han plantado algunas semillas de girasol. Les empiezan a nacer unas pequeñas raíces, sale un pequeño brote verde…

5. Invita al sol a bailar alrededor de las semillas y pregunta en alto: ¿Qué pasaría si el sol se quedará siempre? Escuchamos las respuestas de todos y continuamos ¿Qué más necesitan los girasoles para crecer? Invita a entrar en escena a las nubes que riegan los campos y luego a los nutrientes, representantes del alimento de la tierra. Pregunta: ¿Y si la tierra está sucia, contaminada, qué sucede? ¿Y si llueve sin parar durante días y días?

6. Anima a los girasoles a abrir un poco las manos a modo de capullo de la flor. Informa de que para que la flor de su fruto necesita a los insectos que la polinicen, llevando el polen de planta en planta. Ya pueden entrar en escena. Pregunta: ¿qué pasaría si no hubiera insectos?

7. Para que los girasoles crezcan sanos necesitan de todos estos elementos. Todos bailan alrededor de los girasoles y estos abren sus brazos, totalmente en flor.

8. Nos sentamos y reflexionamos juntos sobre ¿Qué pasaría si: no nos alimentáramos bien, no durmiéramos, si no respiráramos u orináramos y si no habláramos o jugáramos con otras personas….?

9. Plantamos las pipas de girasol y cuidamos de ellas observando cómo crecen plantas diferentes.

10. Para recordar la actividad y hablar en otros momentos sobre ella, pintamos el gran girasol. Haz tantos pétalos como niñas y niños hay en clase y pintarlos. En cada pétalo está el nombre de un elemento: sol, agua… Repartid entre todos los pétalos los elementos, para que de verdad haya un equilibrio.

Más cuentos y juegos para mejorar tu atención, autoestima y habilidades de comunicación

Si te ha resultado útil esta actividad para llevar la atención plena a tu casa o clase, te invito a suscribirte aquí debajo para recibir más en tu correo cada domingo a las 10:00. También te avisaré cuando abra las inscripciones de la 3º edición de mi curso online mindfulness jugando en octubre.

De regalo, disfruta hoy del taller mindfulness-pintando, donde vas a aprender qué es el mindfulness y a practicarlo pintando. Además, si convives con niños puedes descargarte la ficha para jugar juntos y acompañarles en este camino.

Yo he elegido vivir y educar consciente, ¿y tú? A través de las actividades lúdicas que comparto por correo voy a ayudarte a convertir la atención plena en un hábito semanalmente.